Soy muy exigente. ¿Qué pasa?

Compartir Artículo:

¿Crees que es mejor ser exigente en el momento de buscar pareja?

¿Sientes que es mejor ser así que conformarte con menos?

 

Tal vez piensas que, siendo más exigente que otros, buscas lo mejor y te pones, inconscientemente, por encima de los que no son tan exigentes, pensando que ellos se conforman con cualquiera y se dan menos valor.

 

Déjame decirte que caer en esto es un error.

 

No estamos hablando de competir, ni de ver quién es mejor o peor, pero ser demasiado exigente no te hace ser mejor, ni siquiera te lo pone más fácil.

 

Déjame preguntarte cómo de exigente eres contigo misma.
¿Cómo te mides a ti misma?

 

Cuando estamos tan ocupados controlando las cuestiones de la mente, nos olvidamos de escuchar qué nos pide el cuerpo.

 

La exigencia es control y suele ser un mecanismo que ponernos en marcha cuando sentimos miedo.

 

Además, ser autoexigente contigo misma no tiene por qué ser negativo, siempre y cuando no perturbe tu felicidad.
Te ayuda a dar lo mejor de ti misma en muchas situaciones. Estás acostumbrada a ello, y está bien.

 

De todos modos, en este caso, cuando hablamos de ser demasiado exigente con los demás, debes entender que no te estás haciendo un favor, bella, sino al contrario.

 

¿Por qué? Porque en el fondo, si paras y te analizas, tú misma sabes que estás perdiendo cosas, momentos y personas por no permitirte ser un poco más flexible.

 

Sabes que vas con una lista de requisitos en la mano, buscando a la persona definitiva, y que lo haces porque estás cansada de tantos desengaños.

Eso te lleva a actuar de esa forma cuando estás conociendo a alguien.

 

Pero, bella, eso solo te está llevando a frustrarse continuamente por no llegar a tus expectativas.

Incluso, a veces, te castigas por no encontrar lo que buscas o encontrar lo que no quieres, y eso solo te genera dolor y decepción.

 

¿No crees que, siendo un poco más flexible, podrías estar ganando mucho más?

¿Te has preguntado si, tal vez, estás siendo tan exigente para ponerte excusas a ti misma y así evitar el compromiso? Párate un momento y piensa en ello.

 

Analiza si realmente estás evitando dejarte intimar. Si es así, debes saber que todo se vuelve más complicado y superficial.

 

Y es que, cuando dejas de ser excesivamente exigente y empiezas a ser un poco más flexible, a aceptar y dar un poco más de ti misma, dejas llegar cosas que antes estabas frenando.

 

En el momento de buscar pareja, si eres demasiado exigente, puedes acabar sintiendo frustración y decepción, ya que las cosas no siempre ocurren como tú quieres que lo hagan.

 

Si pones de tu parte y te vuelves un poco más flexible, aceptando y entendiendo, verás que llegan muchas cosas que antes estabas dejando pasar por alto.

 

Relájate y suelta, permite que las cosas sean y empieza a entender.

Permite que los demás sean como son y deja de llevar la lista de requisitos en la mano.

Pon de tu parte y deja de exigir tanto, eso solo te lleva a mantener tensión de forma permanente.

 

Entiende que todos somos diferentes, y que la otra persona no siempre actuará como tú quieres que lo haga. Y tampoco debe hacerlo.

 

Cuando empiezas a entender las situaciones y a relajarte, sin exigir tanto, empiezas a disfrutar realmente de las relaciones con los demás.

 

¿No crees que es más bonito sentir eso que permanecer exigiendo demasiado?

 

Suelta la exigencia y estarás soltando el control y el miedo

 

Te estarás liberando de esa parte que te aprieta demasiado y empezarás a disfrutar más y mejor.

 

Darás la oportunidad a otros de demostrar su valía y todo lo bonito que pueden aportarte.

 

Te olvidarás un poco más de lo mental y empezarás a escuchar lo que el cuerpo pide, disfrutando y saboreando de momentos que antes dejabas pasar por alto.

 

¿No te parece mucho mejor eso que vivir en la tensión de la exigencia?

 

Relájate, suelta, abre tus puertas y empieza a vivir más relajado, más bonito y más intenso.

 

¡Puedes hacerlo!

 

Compartir Artículo:

Guía de autoestima gratuita: Bella

Cuaderno de introspección con herramientas y ejercicios

Responsable: Raquel Abalos. Finalidad: Enviarte mis contenidos e información sobre mis servicios y cursos. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Convertkit (mi proveedor de email marketing). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir tus datos en info@raquelabaloscoach.com, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control. Más información en mi política de privacidad.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

EBOOK GRATUITO

Guía de autoestima: Bella

Siéntete bien contigo misma y crea relaciones que te hagan sentir plena.

Responsable: “Raquel Abalos”. Finalidad: Enviarte mis contenidos e información sobre mis servicios y cursos. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Convertkit (mi proveedor de email marketing), aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir tus datos en info@raquelabaloscoach.com, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control. Más información en mi política de privacidad.