pero, ¿Quién soy yo?

Compartir Artículo:

¿Sabías que eres la suma de tus creencias heredadas?

¿Sabías que eres la suma de lo que haces para agradar a los demás?

 

Sí, bella, lo eres.

 

Y todo eso, tanto las creencias que no has cuestionado, como lo mucho que te has dejado de lado para encajar con los demás, te ha llevado a desconectarte de ti misma y de tu centro.

 

¿Qué ha ocurrido? Que te has alejado de ti, y ahora ya hace tiempo que te preguntas quién eres. Hace tiempo que no te encuentras y sientes que ha llegado el momento en el que no puedes seguir así.

 

Has dejado de hacer cosas que querías hacer porque otros te han dicho que no debías hacerlo.

Has hecho cosas que no iban contigo porque otros te han dicho que así debía ser.

Has creído antes lo que han dicho otros que lo que estabas diciendo tú.

Has intentado cambiarte, o esconder una parte de ti, para poder encajar con los demás.

Has sido la que los demás esperaban que fueras, sin tenerte en cuenta.

Has dicho que sí cuando por dentro querías decir que no.

 

Todo eso te ha llevado al punto en el que te encuentras hoy, bonita; el punto de no encontrarte, de sentirte lejos de ti misma y de necesitar volver a ti.

No te preocupes, es algo normal, lo importante es que puedas reconocer lo que te ocurre y estés decidida a poner acción.

 

¿Y por dónde puedo empezar?, pensarás. Calma, empezaremos por el primer paso.

 

Una vez ya has reconocido tu situación, debes empezar a cambiar algunos puntos de ti misma que te llevarán de nuevo a conectar contigo.

 

1- Cuestiónalo todo, bella. Como lo oyes; necesitas revisar tus creencias internas y ver si realmente resuenan contigo. Puede que las hayas formado tú o puede que hayan llegado de fuera y no las hayas cuestionado nunca. Es momento de que lo hagas; apunta algunas de tus creencias y empieza a revisar su raíz.

¿Esta creencia la he creado yo o es una creencia heredada? Párate un momento, reflexiona sobre tu creencia y responde la pregunta en un papel.

Si la has creado tú, busca las razones que te han llevado a crearla. Si es una creencia heredada, busca de quién la has podido heredar y revisa bien si esa creencia encaja con tus valores hoy en día. Si no lo haces, tendrás que darle la vuelta y hacer que esa creencia encaje con tus valores o desecharla.

2- Deja de poner a los demás por delante de ti misma. No necesitas dejarte de lado ni intentar cambiar tu personalidad para encajar con el resto. Tú eres como eres, con tus valores, tus creencias y tus características, y debes presentarte con tu esencia, sin miedo. Si no encajas con alguien, o en algún lugar, no debes tomar la responsabilidad de esa situación. Tal vez no encajas con alguien porque no estáis destinados a encajar. Tal vez no encajas en un lugar porque no es donde debes estar.

Deja de intentar cambiarte a ti misma para encajar con los demás y empieza a darte tu valía. Si alguien la entiende, ese alguien se quedará. Si se marcha, esa no es tu responsabilidad.

¿Lo has pensado así alguna vez?

 

Es momento de ponerte por delante y reconocer quien eres. Para ello, puedes hacer el siguiente ejercicio:

 

¿Qué me gusta hacer?

¿Cuáles son mis valores principales?

¿Qué son las cosas que me mueven y me hacen sentir bien?

¿Estoy haciendo lo que realmente quiero hacer?

¿Estoy defendiendo mi personalidad y honrando mis deseos?

¿Estoy poniéndo límites sanos con los demás o estoy dejando que ellos manejen mi vida?

¿Estoy rodeándome de personas con las que no quiero estar realmente?

¿Qué me gustaría conseguir a corto plazo? ¿Y a largo?

¿Estoy poniendo todo de mi parte para hacerlo?

 

¿Y qué voy a descubrir con estas preguntas?, pensarás. Vas a descubrirte a ti misma y a tu manera de actuar en este momento. Con las respuestas podrás ver visualmente qué sientes, qué quieres y en qué lugar estás.

Si alguna de las respuestas no te hace sentir bien, recuerda que siempre puedes tomar acción para mejorar, cambiar y avanzar. 

 

Si algo no te gusta, no te encaja o no te convence, cámbialo y no esperes a que cambie solo. La intención no basta, el querer no basta, debes poner acción.

 

Es momento de que empieces a escucharte a ti misma y a ponerte como prioridad. Toma tus propias riendas y empieza a darte el valor que tienes y mereces disfrutar. 

No hagas algo que no te guste solo por agradar a otros, ya que, si lo haces, estás dejando perder tu esencia para coger otra que no te pertenece.

 

Entiende que tú eres como eres. Siempre que no hagas daño a los demás, tienes derecho a ser tú misma, con tus valores, tus virtudes y tus defectos. Con o sin gustarle a los demás, primero debes gustarte a ti misma.

Compartir Artículo:

Guía de autoestima gratuita: Bella

Cuaderno de introspección con herramientas y ejercicios

Responsable: Raquel Abalos. Finalidad: Enviarte mis contenidos e información sobre mis servicios y cursos. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Convertkit (mi proveedor de email marketing). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir tus datos en info@raquelabaloscoach.com, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control. Más información en mi política de privacidad.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

EBOOK GRATUITO

Guía de autoestima: Bella

Siéntete bien contigo misma y crea relaciones que te hagan sentir plena.

Responsable: “Raquel Abalos”. Finalidad: Enviarte mis contenidos e información sobre mis servicios y cursos. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Convertkit (mi proveedor de email marketing), aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir tus datos en info@raquelabaloscoach.com, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control. Más información en mi política de privacidad.